Esa verde sororidad

June 14, 2018

Hay veces que la vida te golpea tan y tan fuerte que no sabemos para donde salir corriendo. Los "¿por qué a mi? "¿Por qué a mí familia?", resuenan una y otra vez. Amigas, amigos y familiares que han tenido que vivir el terror de la clandestinidad, infecciones, sangrado y el riesgo mismo de morir.

La doctora y ginecóloga Cecilia Ousset el martes, en el programa PERROS DE LA CALLE en radio Metro, comentaba:

" El padecimiento físico-psicológico, cuando hay embarazos que no son compatibles con la vida y al no tener una ley de aborto, esas chicas tienen que transitar los 9 meses de embarazo sabiendo que no hay nada por hacer a la hora del parto y aún así deben seguir, si no van presas".

 

 

Imagínense dos segundos el dolor de esas chicas y mujeres y ¿por qué ? Porque según opinan los de la otra vereda, no podemos si quiera tener control sobre nuestros cuerpos.

Qué jodanse, que cuídense, que por puta, loca y no sé cuánto más. 

Cuando sabemos que muchas veces los cuidados están, pero por una falla en el anticonceptivo o por situaciones límite, como lo es una violación o abuso, pasa igual. Pero también por la convicción de decidir libremente qué hacer con nuestra integridad física.

La hipocresía de los que nos gobiernan, que deciden sobre nosotras sin siquiera saber qué es llevar algo dentro tuyo, y se proclaman con discursivas anti-abortistas siguiendo sus propias convicciones y no las demandas del pueblo.

 

 

Pero ayer, ayer fue diferente, ésta era es diferente.

Que cada cual elija lo que quiere hacer, no es estar a favor de abortar, es legalizar la decisión de cada una.

El grito de hoy, es la victoria de unas "locas" que gritaban por #NIUNAMENOS , el grito de hoy es la victoria de quienes no pueden más. Las chicas que se cansaron de caminar con miedo, de las que se cansaron de mandar un mensaje si llegan sanas y salvas a su casa.

El grito de hoy y la victoria, es que de ese puñado de pocas "feministas" hablando de lo que hay que hablar, hoy sea el grito de todo un país.

Que todo un país se meta a debatir, que las dudosas de reclamar por sus derechos, por el estigma social, se animen y lo hagan a los cuatro vientos, eso ya es avanzar.

 

Identificarse con la compañera, hermana y conocida. Qué el pañuelo verde en lo alto, como insignia de todas, las que estamos y las que ya no, sea llevado al núcleo de nuestro Congreso, ESO es ganar.

Rondaban las 19: 30 cuando me voy acercando al congreso, hora del recambio. Las más jóvenes, que al salir de sus colegios u obligaciones se acercaron por la tarde, le pasaban la posta a muchas que salían de sus trabajos y se juntaban con sus amigas con destino final Rivadavia y Callao. Allí se encontraba la pantalla para el lado de las pro aborto. Al ser un debate tan peleado la plaza del Congreso iba a ser la encargada de dividir el clivaje: Pro Aborto vs Anti Aborto.

Callao se extendía desde Rivadavia hasta Córdoba y todas las calles aledañas, con mujeres entre facinadas y emocionadas de lo que la verdadera conciencia social estaba haciendo, estaban haciendo historia ELLAS todas juntas. Con sus caras pintadas con brillos verdes, sus uñas, sus pañuelos en el pelo, el cuello, en donde sea. Un escenario repleto de artistas, actrices y oradoras para llevar adelante la vigilia que se aproximaba.

 

 

Suenan las 11 de la noche, con un debate que se ponía en contra de la ley, un llamado al “pañuelazo” con los puños en alto al grito de: “ Y ahora que nos escuchan y ahora que si nos ven, el patriarcado se va a caer, se va a caer” hacía temblar a las sororidades. Momento de total emoción y lágrimas, suenan las batucadas de distintas agrupaciones autoconvocadas de mujeres, alegría y fortaleza se transmitía en cada uno de esos tambores.

 

Pasada la media noche, con más incertidumbre que convicciones de qué pasaría, se comienzan a acomodar entre aislantes en el piso y frazadas. La vigilia recién comenzaba, pero los 4° grados que anunciaba el termómetro eran un detalle. El fulgor  y la euforia que se vivía entre la marea verde contrarestaba cualquier coyuntura adversa.

 

La madrugada dio un zapatazo a la esperanza, cuando se anuncian por Twitter los tres diputados de La Pampa, que antes dos de ellos estaban en contra, a favor.

Gritos y lágrimas de esperanza, pero aún faltaba, aún quedaban indecisos y la decisión estaba muy ajustada.

Desde sus casas, en las puertas del congreso, en el escritorio laboral, pegadas frente a la televisión, hoy a las 10:00 de la mañana, se aprobó la media sanción de la Ley por el Derecho al Aborto, Legal, Seguro y Gratuito,con 129 a favor y 125 en contra. La misma establece la despenalización del aborto hasta las 14 semanas de gestación.

El pañuelo verde hoy ondea en el cielo Argentino con una sonrisa.

Ésta es la primer gran batalla ganada de muchas, acá empiezan a caer, hoy siento orgullo de ser mujer y Argentina. Gracias por su lucha hermanas: se va a caer, se va a caer!!

 

1/3

Crónica+Fotos Celular:  Florencia di Antonio - Fotografías: Vicky Medici

 

 

 

 

 

Please reload

October 17, 2019

October 11, 2019

September 18, 2019

September 12, 2019

August 20, 2019

August 14, 2019

August 12, 2019

June 26, 2019

June 20, 2019

June 19, 2019

May 31, 2019

May 22, 2019

May 8, 2019

May 1, 2019

April 30, 2019

March 20, 2019

March 7, 2019

November 5, 2018

October 29, 2018

October 3, 2018

September 6, 2018

September 3, 2018

August 4, 2018

July 18, 2018

July 17, 2018

July 16, 2018

July 16, 2018

July 10, 2018

June 27, 2018

June 25, 2018

June 14, 2018

May 15, 2018

March 26, 2018

March 13, 2018

Please reload

Buenos Aires

© 2019 Revista Iliáster.