La huella de África en la Ciudad

May 21, 2018

Cuando pensamos en África, muchos de nosotros no estamos seguros de que se trata, ni por cuantos países está compuesto, ni siquiera es claro que idiomas se hablan. La única certeza que tenemos es la lejanía territorial y acaso cultural, pero ¿qué tan lejanos estamos de los africanos?

 

1/3

Omari vive en Buenos Aires hace cuatro años con Sandra, su mujer, a quien conoció mientras trabajaba en un hotel como bartender. Se enamoraron en unas vacaciones y desde entonces son inseparables.

Es el segundo hermano de su clan, de chico aprendió los quehaceres domésticos y a sembrar & cosechar la tierra, pero lo que siempre prefirió y que más lo conectaba con su madre y su abuela era la cocina. Este vínculo que atravesaba tres generaciones era el hilo conductor que le designaba quizás, su rol dentro del grupo familiar.

Y de eso se encarga durante los fines de semana, cocina para todos los que quieren acercarse a su cultura y conocer desde un interés genuino de que se trata. Es entonces que decidió abrir las puertas de su casa y ofrecer un menú típico de Tanzania, su país.

 

 

Para empezar nos recibe con un trago; jugo de naranja y una bebida alcohólica destilada similar al ron llamada "Koniagy" acompañado de una especie de snack, unos trozos de coco salados al horno, una textura que jamás había probado, simple pero fantástica.

Continuamos con unas "Bajias", albóndigas de lentejas fritas bien condimentadas, un sabor cercano al de la carne picada. El anfitrión me cuenta que el menú cotidiano en su clan está sujeto a la producción por temporada y entre risas reflexiona sobre las exuberantes porciones que acostumbramos a comer los argentinos.

Para finalizar Omarí nos deleita con una Brótola macerada en jengibre, ajo & curri, acompañado con arroz y acelga. Ingredientes sencillos y siempre a la mano en nuestra verdulería amiga, que al mezclarlos en cantidades precisas transforman un plato cotidiano en algo definitivamente fresco y novedoso. 

 

1/8

 

Si estuviéramos en Tanzania, con el clan de Omari, cenaríamos a las ocho, en el piso y con las manos, pero desde su casa en el barrio porteño de Almagro, la experiencia es una mezcla que se adapta a nuestra idiosincrasia. Sentados alrededor de la mesa del living, compartimos un espacio dispuestos a experimentar una gastronomía diferente a la argentina, pero fácil y práctica de incorporar a nuestros platillos cotidianos.

Lo que más llamó mi atención fue el clima de respeto, el cuidado para con el otro y la aceptación, desde lo más simple como la convivencia entre comensales, hasta lo más complejo como la religión y nuestras creencias que se comparten de forma alegre y constructiva. 

 

1/4

¿Quién pudiera imaginar que dos personas nacidas y criadas en dos extremos del planeta comparten tantas cosas como Sandra y Omari? Es evidente que los une su amor por el otro y por África. Y ese amor se siente en los platos y el ambiente. Este es el principal motivo para no dejar de visitarlos, a través de la plataforma Cookapp o Bigbox  la pasión y el cariño que transmiten es digno de conocer. Por mi parte, me queda claro que no hay tantas diferencias entre nosotros.

 

Texto: Victoria Acosta - Fotos: Vicky Medici para Revista Iliáster

 

 

Please reload

October 17, 2019

October 11, 2019

September 18, 2019

September 12, 2019

August 20, 2019

August 14, 2019

August 12, 2019

June 26, 2019

June 20, 2019

June 19, 2019

May 31, 2019

May 22, 2019

May 8, 2019

May 1, 2019

April 30, 2019

March 20, 2019

March 7, 2019

November 5, 2018

October 29, 2018

October 3, 2018

September 6, 2018

September 3, 2018

August 4, 2018

July 18, 2018

July 17, 2018

July 16, 2018

July 16, 2018

July 10, 2018

June 27, 2018

June 25, 2018

June 14, 2018

May 15, 2018

March 26, 2018

March 13, 2018

Please reload

Buenos Aires

© 2019 Revista Iliáster.