El Maleficio

Reseña

 

Un 3 de Julio de 1988,  en la ciudad de Santiago de Cali- Colombia, el sol abrazó la vida de Christian David Echeverry, un joven escritor  Colombiano que por estos días da mucho de que hablar con su propuesta literaria.

Estudiante de Arte escénicas y apasionado de las letras, deja que su imaginación se sumerja  en mares de tinta y pócimas mágicas para dar vida a cada relato, a cada obra y a cada personaje que encarna.

Con aroma a café y caña de azúcar  se posa sobre su vida a dejar que su imaginación vuele, Cristian nos muestra un  trozo de su ser a través de Toloache, en su afán de entender el amor, no como una cosa, ni una obsesión si no como el mismo lo dice : “ la verdadera misión del ser humano en la tierra es el amor” así, simple, preciso nos comenta este escritor, “ es una historia inacabada, es un camino que apenas empieza. 

 

Resfah G Henao. 

 

TOLOACHE

CAPÍTULO UNO ‘Del Rojo al Negro’ (Texto por Cristianos David Echeverry / Ilustraciones por Joan Quintas).

 

 

Euler sentía escalofríos al mismo tiempo que se sentía excitado.
La bruja galopaba  con más intensidad sobre el sudor frío de Euler Dos Santos, el director  de la banda del D.F. Mientras los dos se amaban y subían hacia el climax al unísono, por la ventana se filtraba el color de un clarinete con el bolero de Ravel. La melodía,  junto con los sutiles redobles, se deslizaba por las cortinas  y las toscas paredes hasta subir a la cama y entrar por los oídos de Euler y por los poros de la bruja. Ese fue el impulso para la exhalada final.

Ella, mientras montaba a Euler y lo besaba fingiendo amarlo, recordaba su trabajo hace unas horas con la pocion: el uso del ajenjo, la miel, la canela , se le deslizaban por su piel  junto con su deseo amoroso, que era mas bien una utopía.
La bruja no había sido amada nunca, entonces se trazaba ese horizonte , y si le tocaba fingir el papel de enamorada lo haría, pero nada le salía bien. En los romances siempre bebía y bebían de su carne y se iban o se iba. Pero Euler había sido detallista con ella y por eso decidió prepararle la pócima. Y mientras estaba a punto de venirse, recordó la pequeña fresa que había puesto en sus genitales un par de días antes de ver a Euler, lo había hecho durante su periodo de menstruación,  y lo había mezclado y machacado junto con el toloache, al que se le fue la mano en su afan por encontrar algo de rojo en unos labios. El toloache es una planta de la que se extrae el liquido para hacer la pocima y si se usa en exceso puede causar daños irreversibles en la victima, ella lo sabia, pero dudaba de los excesos.

Cuando su cadera se empezó a contraer por la fricción junto a la pelvis de Euler, y el maestro tambièn empezò a retorcer sus piernas, pasó por la mente y por la entrepierna de la Bruja el dolor de la arrancada de pelos para finalizar el hechizo. Y mientras Euler también se venía, por sus genitales entraba el amarre y por sus sangre la melodía hasta atravesarle el corazón y postrarse en su alma. Ambos se abrazaron junto con el bolero de Ravel y a través de un beso parieron el amarre.

Euler, mientras sus pulsaciones disminuían y abrazando a la bruja le decía:

- Ravel- Agitado- Mi padre estuvo en la ópera de Garner para el estreno. 1928.-
- Me encantas Eu- cayendose sobre un costado de la cama- Te gusta mucho la mùsica?-
- Tanto como a ti la magia, hermosa.-

La música que se colaba de alguna ventana vecina, empezaba a disminuir lentamente.

- Tu eres magia roja Euler- Dijo la bruja  acariciando los labios del director con la yema de sus dedos. Y cuando la mùsica se esfumó del todo, Euler saltó de la cama con un afán insoportable, salió semidesnudo vistiéndose a contrarreloj y abandonó la casa de la hechicera lo más rápido posible.

Ella , se sentó en el borde de la cama, se vistió lentamente y por primera vez en mucho tiempo volvió a sentir miedo. Recordó que estaba en guerra con la santa muerte. Ella sabia  que cualquier maleficio se le podia devolver o salir de las manos, sabia que había dejado de trabajar con ella, de orarle, de cumplirle,y la santa muerte en su oficio es un amuleto de protección.

Unos minutos después llegaron un poco de camionetas blindadas y motos a las afuera de su casa, era el cartel. Ella le estaba haciendo un trabajo a don Pedro. Un primo de don Pedro  se habia acostado con su esposa y la bruja lo estaba secando a punta de tabaco.

Entró don Pedro acompañado de sus hombres, quienes tiraron dos bultos de tierra en la casa de la bruja. A ella le gustaba darle una copia de las llaves de su casa a los del cartel, por estrategia de trabajo, ella sabia que la confianza con las mafias era como tener un as bajo la manga, así es que podían entrar cuando quisieran.
Don Pedro, muy molesto dijo:
- Pos este carnal sigue muy vivo “brujita” ¿ No será que me estas viendo la cara? Ese wey se la pasa borracho y reído como si nada. Vuelvo en un par de días con la pala, ¡pinche ladrona!-

La bruja se puso de pie y se dispuso a lavarse la cara con agua de un recipiente enorme que acostumbraba a dejar a la luz de la luna y al frío de la madrugada para bañarse en ella y a travès de pactos, pedirle cosas al dablo. En el reflejo del agua se vio a si misma, mientras se veía, sentía que por dentro no sentía nada, estaba muerta, bastante neutro, en cambio el reflejo de sus rostro era la viva imagen  de lo juvenil y lo sensual,lo misterioso y lo cautivante, había perdido arrugas y llegó a pensar que era culpa de los espejos o que Satán le estaba jugando una broma a través del agua. De todos modos vio en el reflejo de sus ojos una memoria, recordó el día que decidió aprender de su madre el arte de la magia. Empezó con blanca, sanaba vecinos, curaba animales y proporcionaba buenas energías  casi siempre a travès de pócimas, la bruja, aun desde niña, fue una maestra con los menjurjes.

La bruja tenia el sol en la mirada y cuando la gente se acercaba por fuera de su trabajo , terminaban por quemarse. Su efectividad tenía el mismo gen cautivador del arte y los clientes  se enamoraban de ella, ella les permitía entrar en su vida con la fe intacta de enamorarse como los demás mortales, pero poco duraba, siempre que se agotaba el gusto desde el sexo, sus relaciones caducaban y terminaban siendo, junto con sus parejas, extraños que intentaban ser extrañados.

La bruja se quitó la ropa y empezó a meter el cuerpo y cuando estaba sentada en el centro del platón, se dejó caer en posición fetal para terminar de mojarse hasta la coronilla. Se pasaba sus manos rejuvenecidas por su rostro y hacia atrás. Volviò a sentarse en el centro, se acariciò los senos, los pezones, acomodó su cabello encima de ellos y empezó a orar:

-“Gran Satanás,
señor de la oscuridad,
el rey del infierno,

Gobernante de la tierra,
¡Dios de este mundo!
¡ Dios que nos invita a volvernos como los dioses!
la musa de nuestra civilización,
el enemigo y pavor de su Dios el tirano,
Satanás , el libertador poderoso,
¡portador de verdadera luz!-

 

 

Mientras ora empieza a acariciar su cuerpo. Se pasa el agua por su vientre, por sus piernas, por sus vagina y empieza a masturbarse mientras continua orando, lo hace muy suave, siente como si ese fuese el tacto más sutil de su vida.

-Dios de nuestra carne,
Dios de nuestras mentes,
¡Dios denuestro màs profundo ser
o señor Satán poderoso,
¡Enséñame a ser fuerte y sabia!
¡Enséñame a vencer los enemigos de mi libertad y bienestar!

Y entre orgasmos y contracciones
- REGE SATANA!
¡AVE SATANÁS!-

Se venía entre carcajadas y empezaba a salpicar agua con fuerza hacia las paredes como queriendo mojar a la santa muerte. Y mientras el ritmo y la fuerza subían entre salpicada y salpicada de agua recordò que le faltaba algo y por eso la muerte no salía de su casa.

Frenó estrepitosamente, salió del agua acariciándola con la yema de sus dedos, se secó sus manos, tomó un papel, escribió en él la palabra  “protección”. Encendió dos velas negras y sobre la de la izquierda quemó el papel con la palabra, las cenizas las echó al agua, volvió a meterse en el platón y continuó sellando el pacto:

-“ Cierro los ojos y la oscuridad me envuelve,
es tan cómoda y cálida
que mi deseo es que a lo más lejos me lleve…-

La bruja  bebe un poco del agua junto con las cenizas y vuelve a la posición fetal , tirita de frío y continúa orando.

-…Allá donde mi señor se encuentre,
sea entre llamas, como se dice,
o en lo mas profundo de mi ser,
la oscuridad me llevara a èl,
Pues èl es obscuridad, pero
tambien es la luz,
la luz de la sabiduría que tanto ansío.

Ah mi señor, toma mi cuerpo y mi alma, pues desde que nacì
fui tuya,
toma también mi mente y llénala,
llénala de toda sabiduría que posees
para poder llegar a ser digna de ti
Esta noche entre el ruido y el silencio,
te he nombrado cientos de veces,
deseando que llegues a mi,
y que me embriaguez de tu ser.
que llenes mi cuerpo de ti
mi mente de ti
mi ser de ti,
y que te lleves lo que te pertenece, mi alma.
Pero ante todo mi señor,
a pesar de mis deseos de ser tu siervo,
lo que más deseo,
lo que mas ansío,
es poder, para ser tu igual:
un demonio en vida “ -

 

Al finalizar las velas se fueron consumiendo y ella se fue quedando dormida dentro del Platón mecida por el agua.

 

Durante el sueño, estaba Euler de espaldas y la bruja no podía ver su rostro, Euler estaba desnudo tocando con un saxofón la melodía del bolero de Ravel muy al fondo, y cerca a ella tenía otro hombre de casi el doble de talla que Euler, también desnudo pero con pelo en su pecho y piernas, tampoco podía ver su rostro, pero sí veía su miembro, su vientre ,y su pecho, hasta ahí le llegaba el plano.

Y este hombre estaba confeccionando un muñeco de vudú para regalárselo a ella, era el diablo pidiéndole a Euler , y lo máximo que llegó a ver en el sueño a Satanás fue su mentón cuando se agachó para besar la cabeza del muñeco al finalizarlo.

Al día siguiente, el muñeco estaba al lado del Platón, salió del agua, lo tomó y se lo llevo adentro de la casa. Era posible deshacer el pacto, pero ella sabía que no podía hacerlo porque la muerte esta vez no la perdonaría, entonces acarició el rostro del muñeco y le dijo:

 

-ya veremos qué hacer mi Ravel-

 

Días después recibió de parte del cártel muchas flores y mercados como muestra de agradecimiento, Don Pedro la buscaba por todas partes para disculparse por haber dudado de ella, pues el primo se había terminado de secar y murió. Ella entendió que ya no necesitaría jamás de la Santa Muerte, y al saber que no tendría que dividir su energía entre los trabajos y la protección con la muerte, ahora tendría más fuerza, especialmente en la magia negra, donde se desgastaba más, técnicamente podría hacer muchísimo daño: causar locura, enfermedad, engaños, y por supuesto la muerte.

Pero después del toloache había adquirido una figura muy bella e incluso sus pensamientos llegaban a serlo, simplemente era una maestra de la magia negra y estaba avalada por el amo de la oscuridad.

 

 

 

 

 

Please reload

October 17, 2019

October 11, 2019

September 18, 2019

September 12, 2019

August 20, 2019

August 14, 2019

August 12, 2019

June 26, 2019

June 20, 2019

June 19, 2019

May 31, 2019

May 22, 2019

May 8, 2019

May 1, 2019

April 30, 2019

March 20, 2019

March 7, 2019

November 5, 2018

October 29, 2018

October 3, 2018

September 6, 2018

September 3, 2018

August 4, 2018

July 18, 2018

July 17, 2018

July 16, 2018

July 16, 2018

July 10, 2018

June 27, 2018

June 25, 2018

June 14, 2018

May 15, 2018

March 26, 2018

March 13, 2018

Please reload

Buenos Aires

© 2019 Revista Iliáster.